Nacionales
El nuevo acuerdo con el FMI genera discusiones y cruces en el Gabinete
Banqueros estadounidenses le piden a Macri que oxigene la Casa Rosada e inicie otra etapa política hasta las elecciones. Las dudas y discusiones en un Gabinete que parece no encontrar el rumbo.

La Casa Rosada no sólo enfrenta una crisis económica: el principal problema que debe resolver Mauricio Macri es político.



Así también se evaluó en la cumbre del Council of the Americas. “El Gobierno debe reaccionar y cambiar”.



El escueto anuncio del Presidente -el miércoles- originó una discusión en el Gobierno y reproches cruzados. Hubo una seria disputa entre Luis Caputo y Nicolás Dujovne. Pero también las diferencias se ensancharon al máximo nivel político de Cambiemos: otra vez el tándem María Eugenia Vidal-Horacio Rodríguez Larreta cuestionó a Marcos Peña.

Larreta y Vidal - Política

El anuncio de Macri fue una idea que impulsó Caputo para generar credibilidad entre los operadores. Dujovne lo desaconsejó y se opuso. El ministro de Hacienda argumentó que no convenía forzar un anuncio con el FMI. Se trató del primer cruce fuerte entre ambos. El presidente del Banco Central insistió con acelerar los tiempos y Dujovne recomendó cautela.



Dujovne calificó la iniciativa como un error y advirtió que no se podía anunciar un acuerdo, cuando todavía no estaban cerrados los detalles. Peña apoyó al BCRA y su equipo de comunicaciones armó la presentación del Presidente. Así, lo expusieron a un desgaste político inútil.



El acuerdo va a salir: el FMI aceptará el plan B, pero exigirá un ajuste mayor. La meta de déficit fiscal -para el año próximo- será de sólo 0,5 % del PBI. Se trata de un recorte adicional de 192.000 millones. Esa exigencia podría obligar a frenar la rebaja de las retenciones al campo y anular gastos como el “ejército” que opera en las redes y le cuesta al fisco 200 millones de pesos.

Cumbre G20: Nicolás dijovne y Luis caputo - NA -

En la Casa Rosada dicen que será factible: la licuación que produce la inflación facilita parte de la tarea, aunque un 60% de los gastos fueron indexados. En Wall Street consideran que para estabilizar la economía en la Argentina tiene que haber un cambio de Gabinete. Los banqueros son directos: lo piden para que Macri “oxigene” la Casa Rosada e inicie otra etapa política hasta las elecciones.



Esta cuestión se discutió al máximo nivel del PRO. María Eugenia Vidal, Rodríguez Larreta y el empresario Nicolás Caputo se lo plantearon al Presidente. Primero sugirieron un recorte de ministerios. Peña se opuso y Macri lo avaló.



Hace un par de semanas el trío volvió a la carga y sugirieron buscar consenso con el peronismo. Para eso le propusieron a Macri que nombre como ministro al embajador Ramón Puerta. El diplomático es íntimo amigo del Presidente y quien lo introdujo a la política.

Christine Lagarde y Mauricio Macri - FMI - Gobierno argentino

La pelea siguió y al final Macri laudó: le dio otra vez la razón a Peña. El embajador en España nunca fue consultado. Así, los inversores ven una cúpula de Gobierno dividida. Una profundamente antiperonista y encerrada en sus convicciones. La otra, dialoguista y que busca consensos para hacer viable la aplicación de un programa económico.



Ahora el trío Vidal-Larreta-Caputo volvió a insistir: a pesar de la resistencia de Peña, los tres piden cambios en el Gabinete y volver a ocho ministerios. Larreta decidió predicar con hechos. Se puso al hombro el acuerdo con los gobernadores. Participó de reuniones secretas con Dujovne y fue el artífice de que la Nación, Buenos Aires y la Ciudad acepten el traspaso de los subsidios del transporte.
Imprimir Enviar noticia a un amigo
ÚLTIMO VIDEO
Más videos para ver

SEMANARIO
Revista de