InfoGral
NUESTRA HISTORIA
Un 8 de febrero, hace 41 años en un día de Carnaval partió a la Casa del Señor Pedro Pablo Ignacio
Pedro Pablo Ignacio falleció el 08 de febrero de 1978. En su homenaje el Corsódromo de Saladas, lleva su nombre.


Pedro Pablo Ignacio, nació el 11 de octubre de 1943, uno de los menores de 12 hermanos, hijo de don Eleodoro “Lolo” Ignacio y doña Lucrecia "Quecha" Cicolini, al ser el 7º hijo varó,n la valió el apodo de "Lobizón", pero los que lo conocieron saben que fue un "Cordero". Fue un gran hijo, hermano, novio, incondicional amigo y tío.

No completó sus estudios secundarios. Desde niño mostró gran inclinación por el dibujo, la pintura y todo lo relacionado con el arte, eso lo llevó a estudiar dibujo por correspondencia en la Academia Pitman, perfeccionándose en la Academia Popular de Saladas, con don Jesús Casanovas, en el Curso de Arte Decorativo.

Sensible, romántico, desprendido de todo machismo, podía compartir un poema, un tema musical, los cuadros y dibujos, los postres que el mismo hacía para sus seres queridos (familiares y amigos). Muy combativo en la defensa de la libertad de los jóvenes (sobrinos o no), contra el conservadorismo de los padres de la época y con su autoridad moral los convencía!!! Y se hacía cargo de sobrinos y amigos en las salidas nocturnas, los cuidaba y aconsejaba.

En los años 60’, comenzó su participación en veladas artísticas que acostumbraban a realizar en el Cine Hispano, escuelas de la ciudad, que conmemoraban algún aniversario o necesitaban juntar dinero para algún beneficio.

También por esa época creó en el seno de su familia, junto a hermanos, primos y amigos la Comparsa "Polo Norte" (que era el nombre del Almacén de Ramos Generales de su padre, que luego dio nombre al barrio), en la cual cumplió todos los roles: ideólogo del tema, diseñador, coreógrafo, carrocero de ley.

Fue un artista, productor, diseñador y ejecutor. Pensaba, hacía y concretaba. Llegó a ser no pocas veces arquitecto improvisado en la confección de planos de casas de hermanos y amigos. Al mismo tiempo que nunca abandonó la pintura de retratos y cuadros a lápiz o al óleo, para regalar a sus queridos amigos y sobrinos.

Tampoco nunca dejó de colaborar con el Carnaval, tanto que falleció un 8 de febrero de 1978 en pleno día de Corso, cuyo cortejo fúnebre tuvo su recorrido alrededor de Plaza Cabral estaban aggiornados con máscaras hechas por él y que seguramente lloraron al ver pasar su cortejo fúnebre multitudinario rumbo a la Iglesia San José, donde se despidió, rodeado del cariño de familiares y amigos queridos.

De MI SALADAS
Imprimir Enviar noticia a un amigo
FOTOS DEL DÍA
ÚLTIMO VIDEO
Más videos para ver

SEMANARIO
Revista de