Politica
DESMANTELARON UNA BANDA DE USUREROS
"La fábrica de muebles es una fachada para ingresar a los barrios"
Luego del desmantelamiento de una banda de usureros que tenía base central en la mencionada localidad, la policía y la justicia inició una fuerte investigación que terminó con la imputación de unas 86 personas, entre ellas, de nacionalidad colombiana, venezolana y argentina. “Se trata de una estructura piramidal con 5 organizadores que operan en todo el país; dos de ellos vivían en Corrientes”, dijo la fiscal.



La fiscal que llevó adelante la investigación, María Alejandra Talamona, dialogó con Radio Sudamericana en exclusiva tras darse a conocer los procedimientos realizados en Capital, Goya, Curuzú Cuatiá, Entre Ríos y Buenos Aires. La investigación se inicia a consecuencia de secuestros de celulares por causas que se realizaban en hechos de usura, extorsión y daños.

“Secuestramos los celulares y esto fue derivado a la Dirección de Investigaciones de la Policía Federal. De esos celulares se recabó información importantísima de una red criminal en todo el país que tiene origen en Curuzú Cuatiá”, dijo la fiscal en este medio.

VER MÁS Cómo opera la red de prestamistas colombianos: informe especial

Allí se inició una causa que tiene unas 86 personas imputadas, la mayoría de nacionalidad colombiana. Alrededor de 60 personas ya fueron detenidas y 12 de ellas ya declararon en el juzgado y trasladados en distintas dependencias.

“Hay colombianos, argentinos y venezolanos”, sostuvo Talamona y detalló que las fábricas de muebles que se suelen ver habitualmente son como “fachadas” para poder ingresar a los barrios y ofrecer los préstamos a personas en situación de vulnerabilidad económica.



Son unos cinco los colombianos jefes de la organización que opera en el país. Dos de ellos se instalaron en la Ciudad de Corrientes y en Goya. “La estructura piramidal parte de los cinco organizadores y de ahí se trabajaba todo”, agregó.

VER MÁS Desmantelan banda de usureros, operaban desde Curuzú Cuatiá

“La investigación duró poco más de un año y creemos que se manejaba alrededor de 10 millones de pesos entre lo que fue girado y lo que enviaban al extranjero. Además del dinero detectado, creemos que hay mucho más”.

PRÉSTAMOS
La organización se metía en los barrios y aprovechaba la situación de precarización laboral de la gente para “captarlos”. Ofrecían préstamos que podían ir desde los 2 mil pesos a los 20 mil. Si bien el monto no era excesivo, los intereses eran exorbitantes. Llegaban muchas veces al 400 por ciento y generaba una especie de círculo del que no se podía salir.

“No es mucho dinero, pero son personas que no pueden acceder a otro tipo de préstamos; son personas de situación de vulnerabilidad económica y dan dinero a muy alto costo. De esta manera lo utilizaban también para lavar dinero que no sabemos si provienen de carteles”, agregó la fiscal.
Imprimir Enviar noticia a un amigo
FOTOS DEL DÍA
ÚLTIMO VIDEO
Más videos para ver

SEMANARIO
Revista de Julio