Politica
PRIMER MENSAJE TRAS LAS ELECCIONES
La Iglesia advirtió sobre la pobreza y la corrupción
En la apertura de la Asamblea Plenaria de la Conferencia Episcopal Argentina (CEA), los obispos difundieron un documento en clave política, en donde calificaron como “una hipoteca” de la sociedad “la desigualdad y la exclusión”



A través de un documento titulado “El fortalecimiento de nuestra nación”, los obispos reunidos en el acto de apertura de la Asamblea Plenaria de la Conferencia Episcopal Argentina (CEA) manifestaron la necesidad de luchar contra la pobreza, la desigualdad, la exclusión y la corrupción.

“La Patria requiere de todos un renovado esfuerzo de diálogo sincero y búsqueda de consensos en orden a generar síntesis superadoras. La grandeza de nuestra dirigencia se manifestará en este intento si sabe incorporar también los esfuerzos y las búsquedas de los más pobres”, afirmaron los obispos en el texto.

Así, en este marco, indicaron: “Reconociendo la inmensa dignidad de cada persona podemos decir que las mayores hipotecas del país siguen siendo la pobreza, la exclusión y la desigualdad”. Y agregaron: “La grandeza de nuestra dirigencia se manifestará si sabe incorporar los esfuerzos y las búsquedas de los más pobres”.

El obispo y presidente de la CEA, Oscar Ojea, fue el encargado de abrir un nuevo plenario, que se extenderá hasta el 9 de noviembre en la ciudad bonaerense de Pilar. Durante el encuentro, además, se abordarán “criterios para la prevención de los delitos de abusos sexuales en la Iglesia”.



Con relación a la corrupción, los obispos señalaron en el documento: “Es un delito que nos tienta a todos de distintas maneras, y no será posible un real fortalecimiento de nuestra democracia, sin una opción ética en los distintos niveles de la vida social, sin una real división de los poderes del Estado y una participación cotidiana y generosa de cada argentino".

Por último, y para finalizar, afirmaron: “Como ciudadanos responsables estamos llamados a formar un pueblo que, más allá de las discrepancias, sostenga referencias estables que conformen un proyecto común”.

Ojea, durante la homilía, marcó la necesidad de que las personas que “han vivido la experiencia del abandono y el rechazo de otros” se encuentren ahora –según la interpretación del obispo– con “una Iglesia lejana a todo interés, preservada de las mezquindades habituales que se dan en las relaciones sociales”.

Por otra parte, los obispos no tienen previsto mantener en estos días un encuentro con el presidente electo, Alberto Fernández, sino que esperarán a la asunción de las nuevas autoridades el próximo 10 de diciembre, dijeron fuentes episcopales y según consignó Télam.

El pasado 20 de agosto, durante la campaña electoral, Fernández se reunió con la cúpula de la Iglesia en la sede del barrio de Retiro, donde se analizó la “delicada situación socioeconómica que afecta a los argentinos”, una cita en la que se hizo hincapié en priorizar el diálogo entre los sectores políticos.

Días después, el presidente Mauricio Macri también recibió a autoridades eclesiásticas con las que coincidió en trabajar en conjunto para “contener a la gente que más lo necesita”, especialmente en materia alimentaria, se explicó en esa ocasión. Texto Completo: Al finalizar la 117° Asamblea Plenaria de la Conferencia Episcopal Argentina, los Obispos comparten el mensaje: “Con esperanza, educación y trabajo, artesanos de una nueva Argentina”. Felices los que tienen hambre y sed de justicia, porque serán saciados Felices los que trabajan por la paz, porque serán llamados hijos de Dios Mateo 5, 6.9 Queridos hermanos: Como parte de este pueblo que quiere ser protagonista de un nuevo tiempo, los obispos argentinos compartimos con ustedes algunas reflexiones en este año electoral. “Votar es hacer y construir nuestra propia historia argentina y provincial. Es poner el hombro para que como pueblo no se nos considere solamente en las urnas, sino el gran protagonista y actor en la reconstrucción de la Patria.” (Monseñor Enrique Angelelli, obispo mártir de La Rioja, 25 de febrero de 1973). La nobleza de la vocación política pide a los dirigentes la responsabilidad de colaborar para que el pueblo, que es soberano, sea artesano de su historia. Necesitamos políticos que nos ayuden a mirar más allá de la coyuntura, y que nos propongan caminos auténticos de amistad social. En una realidad que nos golpea y nos duele por su pobreza creciente, no queremos perder la esperanza de salir adelante, asumiendo el desafío de pasar de la cultura de la voracidad y el descarte, a la cultura del cuidado de toda vida y de nuestra Casa común, de la fraternidad y de la hospitalidad. Como obispos presentes a lo largo y ancho de nuestro país, escuchamos el dramático pedido de trabajo. Junto a la educación, constituyen los ejes más importantes de la cuestión social. Estamos convencidos de que debe superarse para siempre la lógica de la dádiva, de la especulación financiera, y del enriquecimiento a costa de los otros. Pedimos a los candidatos que presenten propuestas concretas a los ciudadanos en sus plataformas electorales; y a la vez, que las campañas sean austeras, con gastos transparentes. En el camino cuaresmal hacia la Pascua, que Jesucristo, Señor de la historia, nos ayude a construir entre todos un país más justo y solidario, sin excluidos, donde nos descubramos verdaderamente hermanos, donde volvamos a creer que es posible una Argentina grande para todos. Y que la Virgen de Luján, patrona de la Argentina, custodie nuestra esperanza. Conferencia Episcopal Argentina
Imprimir Enviar noticia a un amigo
FOTOS DEL DÍA
LAS MÁS LEIDAS
ÚLTIMO VIDEO
Más videos para ver

SEMANARIO
Revista de Noviembre