Chimentos
EL POETA CANTOR
El Cocomarola palpitó con “Lacho” Sena
Eladio “Lacho” Sena subió al escenario y volvió a conmover a todos los que lo escuchamos, haciendo una selección minúscula de su extenso y exitoso cancionero. Pero la magia de entonar una vez más esas letras estuvo intacta.



Tal vez cante cada vez mejor o, tal vez, a sus 78 años muestre la fuerza y aplomo de los grandes y sencillos. Dicen que recorre a pie su pueblo natal Mercedes, como si nada fuera distinto en su vida. Pero él, que ha sido tocado por la varita mágica de la composición sabe que eso no es así. De igual manera se conformó con encontrarse con su público y hacer sólo un puñadito de sus canciones.

En cada una de ellas, pude observar desde antes de la primera fila que uno de mis colegas, no cabía en sí de la emoción. Quería demostrarle a ese señor, que estaba allá, en el escenario, que él estaba ahí para escucharlo y acompañarlo en cada estrofa, en cada verso, cada vez que se le desanudaba la garganta.

No imagino cual será el motivo de su devoción hacia este cantante, pero yo si se cuáles podrían ser los míos. Es que escuchando cada tema vuelvo a mi niñez, al patio de tierra de mi casa y a la radio sintonizando LT 7 de fondo.

En las siestas- calurosas o frescas-se escuchaba chamamé, pero uno no se da cuenta hasta adulto el privilegio que tuvo. En ese momento de la vida uno, creo, no dimensiona pérdidas, fracasos, desilusiones, amores o cuántas cosas más. Alguna vez me pregunté al pasar, como niña que era, por qué le cantaba a la mamá o a ese tal Javier y seguía jugando.
Hoy comprendo la valía de este cantor de pueblo e imagino que prefiere la sencillez y la tranquilidad. Que el peso de sus composiciones hable por él, de lo que sintió o vivió, que es un poco también lo que a todos nos toca alguna vez en la vida.

Lástima que fueron sólo cuatro canciones, sin embargo más que suficientes para hacer latir fuerte el corazón.
Imprimir Enviar noticia a un amigo
ÚLTIMO VIDEO
Más videos para ver

SEMANARIO
Revista de Noviembre