Deportes
A LO BOCA
Boca Campeón del Clausura
Con Tevez como bandera, Román como símbolo y Russo a la cabeza, Boca se sacó una mufa y le ganó un título local a River en la última y a lo Boca, con lo justo.



Es la cara de Carlos Tevez en el festejo del gol. Miguel Ángel Russo parado al lado de la línea cuando parecía que nunca se le iba a dar la posibilidad de volver a dirigir a Boca. Juan Román Riquelme, seguramente con ganas de estar ahí adentro y no en el palco, calmando la ansiedad cebándose un buen mate.



También es Diego Maradona, por más que necesitara otro resultado, protagonista indirecto del resurgimiento boquense. Son los miles que cantan en la Bombonera. Es el pibe del delivery que pasa a toda velocidad en una bici al grito de “y dale Bo, y dale Bo, y dale Boca”. La cumbia alegre que suena en los conventillos del barrio y los vecinos sentados en las puertas. Son los bocinazos de los autos que van dejando la República de La Boca en una caravana sin fin que se seguro se repite en todo el país.



Es Boca que logró que todo por fin volviera a la normalidad.Esta es la vuelta a la normalidad. La que soñó Carlitos cuando volvió hace casi cinco años y se le venía negando más allá de los otros títulos locales. La que se negaba y terminó de volver con Riquelme y Russo. Porque no puede ser casualidad que hayan vuelto ellos, pilares en el 2007 de la última gran conquista xeneize. Porque este no es un campeonato local más. Podría haber sido si Boca hubiera mandado en la tabla de punta a punta y nunca se hubiera bajado, como supo hacer en el bicampeonato con Guillermo Barros Schelotto.



Pero este no es un campeonato local más, porque River vio que lo tenía a tiro y le apuntó como nunca antes; Marcelo Gallardo​ le apuntó y lo convirtió en una obsesión. Y este Boca se lo tomó como algo personal, lo corrió de atrás sin aflojar, ganando y ganando seis partidos seguidos después de ese empate ante Independiente en el primero del año, sin importar que le tocara jugar antes o después del líder del torneo.



Así y todo, parecía que no se iba a dar. Ni la historia estaba a favor. Por un lado, los buenos años de River, todos los títulos que ganó, todas las victorias sobre Boca en los cruces directos. Por otro, porque nunca en las nueve definiciones cabeza a cabeza en la última fecha entre los rivales más clásicos había pasado que el que venía atrás le sacara el título al que llegaba puntero.


La primera señal llegó hace una semana, cuando Boca goleó 4-0 a Colón en Santa Fe y River perdió puntos al empatar 1-1 como local contra Defensa y Justicia. Así se pasó de la desesperanza después de varias semanas sin cambios en la tabla a toda la ilusión de este sábado. Todavía parecía difícil, pero un punto de diferencia no era lo mismo que tres...


La Bombonera lo sabía. Le dedicó el tiempo que le tenía que dedicar a Maradona, en su vuelta al campo de juego después de mucho tiempo. Y enseguida se metió en lo suyo, en la final que tenía adelante, mirando siempre de reojo lo que pasaba en Tucumán.



Los jugadores también lo sintieron así. Jugaron como siempre, como lo hicieron en las últimas fechas, hasta que el estadio les hizo notar que River perdía y estaban más cerca que nunca. Sufrieron el apuro y la ansiedad a partir de ahí. Entraron en un bajón en el segundo tiempo. Y se recuperaron de la mano de Tevez, líder que marcó el camino con un par de jugadas y después, cuando faltaban menos de 20 minutos, la hizo completa con el gol del título. “Volví a tener hambre de gloria. Sentí que tenía que volver a pelear como ese pibe que recién arrancaba”, explicaría después, además de contar que el pico a Diego fue para que le diera suerte. Algo así como Gabigol tocando al Copa Libertadores...



Con el 1-0 acá, todas las miradas estuvieron allá. Pendientes, nerviosos, tiritantes. Afuera y adentro. Los minutos más largos en mucho tiempo. Conteniendo la respiración, no pudiendo creer que River tropezara cuando estaba a un triunfo de la vuelta olímpica. Fue cerca de los 50 que terminó en las dos canchas. Y la estallido fue brutal. Porque la final no fue con Gimnasia ni con los otros rivales que jugó este año, la final fue con River. Y el desenlace, épico. Bien a lo Boca.

Imprimir Enviar noticia a un amigo
FOTOS DEL DÍA
ÚLTIMO VIDEO
Más videos para ver

SEMANARIO
Revista de Noviembre