Politica
OBISPO AUXILIAR
P. José Adolfo Larregain: “La religiosidad y actitud creyente de Corrientes es muy grande”
El franciscano, José Larregain, se convertirá mañana en obispo auxiliar y segundo referente local de la Iglesia. En una entrevista con época destacó la fe popular y se mostró amante de la gastronomía correntina. “Debemos renovar nuestra confianza en el Señor”, instó.



Jo­sé Adol­fo La­rre­gain (54) fue de­sig­na­do obis­po au­xi­liar por el Pa­pa Fran­cis­co y se­rá con­sa­gra­do ofi­cial­men­te en el car­go ma­ña­na a las 18 en la Igle­sia Ca­te­dral “Nues­tra Se­ño­ra del Ro­sa­rio”.
An­tes del ac­to, que po­drá ver­se a tra­vés del Fa­ce­bo­ok de la Ar­qui­dió­ce­sis de Co­rrien­tes y FM San Ca­ye­ta­no 102.5, épo­ca bus­có el tes­ti­mo­nio del nue­vo re­fe­ren­te de la Igle­sia lo­cal. Un pues­to que, se­gún el sa­cer­do­te, tie­ne el úl­ti­mo re­gis­tró en 1930 den­tro de la pro­vin­cia.
El cu­ra lle­gó a Co­rrien­tes des­de el ba­rrio La Te­ja, en la ciu­dad de Mer­lo, Bue­nos Ai­res, don­de vi­vía ha­ce diez años en una ca­sa de for­ma­ción con ocho jó­ve­nes que pre­pa­ran sus vo­tos de­fi­ni­ti­vos pa­ra in­gre­sar a la Or­den Fran­cis­ca­na. Ade­más, era pá­rro­co de la igle­sia Vir­gen de la Paz den­tro de la co­mu­ni­dad que se en­cuen­tra en la pe­ri­fe­ria del co­nur­ba­no bo­na­e­ren­se.
La­rre­gain fue no­ti­fi­ca­do por la Nun­cia­tu­ra Apos­tó­li­ca (Em­ba­ja­da de la San­ta Se­de) y el 21 de mar­zo se hi­zo pú­bli­ca su de­sig­na­ción epis­co­pal. “La fun­ción prin­ci­pal se­rá ayu­dar en to­das las ta­re­as que se pue­dan al Ar­zo­bis­po de Co­rrien­tes (An­drés Sta­nov­nik)”, se­ña­ló. Es­to in­clu­ye ce­le­bra­ción de mi­sas, con­fir­ma­cio­nes y otras la­bo­res administrativas-­ pas­to­ra­les.
El car­go de­sig­na­do por el Pa­pa pue­de ser re­cha­za­do por los sa­cer­do­tes, pe­ro es­te no fue el ca­so. “Yo lo acep­té y lo to­mé por­que lo vi­vo co­mo un lla­ma­do vo­ca­cio­nal. La Vir­gen de Ita­tí fue lo pri­me­ro que vi en el ho­ri­zon­te cuan­do me en­te­ré que mi des­ti­no era Co­rrien­tes”, ex­pre­só.
La pri­me­ra vez que pi­sé el sue­lo del Ta­ra­güí fue en 1995 pa­ra in­te­grar la Pe­re­gri­na­ción Ju­ve­nil del NEA ha­cia el pue­blo de la Vir­gen. Tam­bién, vi­si­tó otras lo­ca­li­da­des co­mo Sa­la­das y San Ro­que de for­ma pasajera.
“Ven­go con la ex­pec­ta­ti­va de ser útil en la fun­ción que se me ha en­co­men­da­do. Y a la vez po­der dis­fru­tar de la fe, la pie­dad y la re­li­gio­si­dad po­pu­lar del pue­blo co­rren­ti­no”, arro­jó un pa­no­ra­ma so­bre sus ex­pec­ta­ti­vas.
El fu­tu­ro obis­po au­xi­liar des­ta­có la re­li­gio­si­dad y la ac­ti­tud cre­yen­te de la co­mu­ni­dad lo­cal. “La Cruz de Los Mi­la­gros y la Vir­gen de Ita­tí son dos gran­des pi­la­res en la vi­da de la gen­te”, sos­tu­vo.

-

EPC280620-019F04

-

Te­nien­do en cuen­ta su for­ma­ción en la Or­den de los Frai­les Me­no­res Fran­cis­ca­nos. ¿Có­mo es la fi­lo­so­fía que di­fun­di­rá?
El ide­a­rio de San Fran­cis­co de Asís es­tá pre­sen­te ha­ce mu­cho tiem­po en Co­rrien­tes a tra­vés de los Her­ma­nos Fran­cis­ca­nos en la Igle­sia San Fran­cis­co So­la­no y en la Igle­sia La Mer­ced. Tam­bién es­tán los Her­ma­nos Fran­cis­ca­nos Ca­pu­chi­nos en la igle­sia Pom­pe­ya. Sin ol­vi­dar a las Her­ma­nas Cla­ri­sas y la Or­den Fran­cis­ca­na Se­glar.
To­dos ha­cen al ca­ris­ma de la gran fa­mi­lia fran­cis­ca­na que se en­cuen­tra en los orí­ge­nes de la pro­vin­cia has­ta la ac­tua­li­dad. Des­de los pri­me­ros frai­les bo­la­ños y la de­vo­ción a la Vir­gen de Ita­tí.
El fran­cis­ca­no se ca­rac­te­ri­za por su sim­ple­za, sen­ci­llez, hu­mil­dad y fra­ter­ni­dad.

¿Qué pue­de apor­tar la re­li­gio­si­dad en tiem­pos de pan­de­mia?
Pri­me­ro es­tá la ora­ción de in­ter­ce­sión (el rue­go más co­mún y per­so­nal ha­cia Dios). Ella es muy va­lio­sa pa­ra to­dos los cris­tia­nos.
Po­de­mos en­con­trar con­sue­lo, es­pe­ran­za y paz en la fe que nos sos­tie­ne en es­tos mo­men­tos tan di­fí­ci­les en la que hay gen­te tris­te y amar­ga­da. Hay que re­no­var nues­tra con­fian­za en el Se­ñor y no per­der nun­ca la es­pe­ran­za. Él siem­pre es­tá y nos acom­pa­ña.
Cui­dar­nos a no­so­tros mis­mos y a los de­más tam­bién es im­por­tan­te.

Apro­ve­chan­do su re­la­ción con la co­mu­ni­dad de Mer­lo. ¿Có­mo vi­ven en el lu­gar la cua­ren­te­na?
El par­ti­do de Mer­lo es uno de los más com­pli­ca­dos por el co­ro­na­vi­rus den­tro del aglo­me­ra­do ur­ba­no co­no­ci­do co­mo AM­BA. Hay mu­chas zo­nas de po­bre­za y mar­gi­na­ción. To­do es­to cas­ti­ga muy fuer­te.
So­bre to­do en los gru­pos fa­mi­lia­res que vi­ven al dí­a. Je­fes de fa­mi­lias que tra­ba­jan en la cons­truc­ción y en las ta­re­as do­més­ti­cas. Me­nos mal que la so­li­da­ri­dad de la gen­te es gran­de y a ello se su­ma el la­bor de la Igle­sia a tra­vés de Cá­ri­tas.

Fue­ra de la fe cris­tia­na ¿Qué re­fe­ren­cias tie­ne de la cul­tu­ra y so­cie­dad de Co­rrien­tes?
Ge­o­grá­fi­ca­men­te la pro­vin­cia es her­mo­sa por­que tie­ne unos pai­sa­jes pre­cio­sos. Cuan­do el ais­la­mien­to pa­se quie­ro vi­si­tar la Cos­ta­ne­ra. Es­toy es­pe­ran­do que lle­gue la pri­ma­ve­ra pa­ra dis­fru­tar “Co­rrien­tes en Flor” co­mo di­ce la can­ción.
La pro­vin­cia es si­nó­ni­mo de cha­ma­mé, mú­si­ca, fies­tas gran­des e ilus­tres hom­bres y mu­je­res que en­ri­que­cen el fol­clo­re.
Me gus­ta el ma­te, el chi­pá mbo­cá, el chi­pa­cue­ri­to y la so­pa pa­ra­gua­ya. To­da la gas­tro­no­mía lo­cal es muy ri­ca. Un ges­to de mu­cha de­li­ca­de­za y ca­ri­ño fue el de un co­rren­ti­no que acer­có, en el se­gun­do día de cua­ren­te­na en el con­ven­to de las Her­ma­nas Cla­ri­sas, un pa­que­te con chi­pá que vi­no muy bien pa­ra el ma­te de la tar­de.

La­rre­gain lle­gó a la ciu­dad el 4 de ju­nio y res­pe­tó la cua­ren­te­na que ri­ge pa­ra to­das las per­so­nas que pro­vie­nen de zo­nas con cir­cu­la­ción co­mu­ni­ta­ria del COVID-­19.

FUENTE diario Epoca
Imprimir Enviar noticia a un amigo
ÚLTIMO VIDEO
Más videos para ver

SEMANARIO
Revista de Junio