Politica
DESDE 2008 CIUDADANO ILUSTRE DE SALADAS
A los 100 años de vida, dejó de existir el Dr. Rodolfo Carlos Dávila
A la edad de 100 años dejó de existir el Dr. Carlos Rodolfo Dávila,quién dirigió los equipos femeninos de basquetbol, que en los años 73,74 y 75 obtuvieron los campeonatos nacionales Evita en las categorías Infantil (hasta 12 años-73,74 y 75) y Menores (hasta 14- año74).






El Dr. Rodolfo Carlos Dávila Nació en Esquina (Ctes.), el 28 de mayo de 1920.

Obtuvo el título de Médico Cirujano en la Facultad de Medicina, Farmacia y Ramos Menores de la ciudad de Rosario, provincia de Santa Fe, dependiente de la Universidad Nacional del Litoral.

Llegó a Saladas con treinta y tres años cumplidos (año 1953) y con mucha trayectoria detrás de él: futbolista, donde más se destacó por su calidad y longevidad. Su última actuación fue en un partido de veteranos en la cancha del polideportivo municipal, a los 71 años.

Socio, jugador y dirigente de un antiguo equipo, perteneciente al Club Sportivo (LOS VERDES) de Saladas. Durante varios años fue jugador también del equipo de médicos de la ciudad de Corrientes en los clásicos disputados con Resistencia, Posadas y Formosa.

Apenas llegado a Saladas, Don Juan Noya, Presidente en aquellos tiempos del club Atlético Saladas (El Rojo) lo invitó a hacerse socio de dicha entidad, invitación que aceptó por la cordialidad con que este lo había hecho.

Desde entonces pertenece al alma de ese club, del cual fue directivo y delegado ante la Asociación Saladeña de Basquetbol junto a su amigo y colega, el Dr. Roberto Alterats López, mientras que como jugador, solo tuvo una mediocre actuación en la segunda división, según el mismo relató en alguna vez.

Lo más destacado fue su actividad en la formación y dirección de los equipos femeninos de basquetbo, que en los años 73,74 y 75 obtuvieron los campeonatos nacionales Evita en las categorías Infantil (hasta 12 años-73,74 y 75) y Menores (hasta 14- año74).

Estos equipos femeninos se clasificaron campeones en seis torneos provinciales, siendo menores, compitiendo con equipos mayores. Dos campeonatos de la Mesopotamia, contra Entre Ríos en Paraná y contra Misiones en Posadas. También ganaron torneos por invitación en Santa Fe y en la Pampa.

Además del fútbol y del básquet, sus otras actividades en Saladas fueron: billar, ajedrez, padel, bochas y carreras de karting. En su juventud, natación, pelota a paleta, atletismo (medalla de bronce) en el Campeonato Santafesino de carrera de velocidad (100 mts). Sus actividades podrían dividirse en varios ítems, a saber: Profesional, Médico Profesional durante cincuenta años, Sub Director y médico del Hospital "María Auxiliadora" de esta ciudad, situada a cien kilómetros de la capital provincial, como así también, médico de la Estación Sanitaria de la localidad de San Lorenzo.

Médico Director del Centro de Salud de Saladas, ("El Dispensario de Salud"), organismo dependiente del Ministerio de Salud Pública de la Nación que luego pasaría a la órbita de la provincia. Médico laboral de la ex compañía citrícola Pindapoy durante muchos años.

Sus actividades en la salud pública se extendieron a la acción gremial: socio fundador del círculo médico de Saladas del cual fue Presidente en alguna oportunidad como así también fue miembro del Comisión Directiva en cargos menores. Por mucho tiempo, ha sido de delegado por Saladas ante la Federación Médica de la Provincia de Corrientes, en otras ocasiones, miembro de la Comisión Directiva de esa institución.

Su actividad Social: Socio vitalicio del club Amistad en donde mostró sus habilidades para el billar, el ajedrez y las bochas. Socio hasta la desaparición del Bochin Club y de los clubes deportivos, Sportivo en fútbol y Atlético Saladas en Basquet.

Fue uno de los que gestionó la autonomía administrativa y educacional de la escuela que hoy lleva merecidamente el nombre de "María Luisa Román de Frechou", en donde además fue educador, profesor de Ciencia Física por más de treinta años, luego de haberse creado el 4to y 5to año por lo que tanto había luchado.

Sin embargo la sal de su vida fue a actividad deportiva. Su amor, locura tal vez, según alguna vez escribió en sus memorias, fue lo que dominó su existencia, desde los 6 o 7 años hasta cerca de los 90, en donde se lo podía ver jugar a la bochas.

Fue además un gran admirador de la poesía y en las noches de insomnio solía componer versos que muy pocos conocen, muchos se han perdido pero algunos guarda todavía:

Gracias a Dios por haber nacido
Gracias a Dios por haber vivido
A mi madre por más querida
A Saladas por ser mí amiga

En el año 2008 el Honorable Concejo Deliberante de Saladas, lo declaró Ciudadano Ilustre al doctor Rodolfo Carlos Dávila, teniendo en cuenta su trayectoria y aporte en la medicina y el deporte. Máxima distinción que otorga el estado municipal de Saladas.
Imprimir Enviar noticia a un amigo
FOTOS DEL DÍA
ÚLTIMO VIDEO
Más videos para ver

SEMANARIO
Revista de Octubre